VOLVER ATRAS

WALTER GIARDINO

- nota realizada en marzo de 2002

UNO DE LOS MEJORES GUITARRISTAS ARGENTINOS. HABLA DE SU TRAYECTORIA, LA EXPERIENCIA DE TOCAR CON DEEP PURPLE Y MUCHO MÁS.  
Por Myriam Ines Onchimiuk
.
 

 ¿Cómo comenzaste en la música? ¿Por qué la guitarra? Estudiaste música?

En la música comencé mucho antes de tocar la guitarra. Mi madre dice que las primeras lecciones de música las tuve a los 5 años, que era piano. Ya se evidenciaba que tenía posibilidades para la música. Después pasaron los años, hasta que me regalaron una guitarra para una fiesta de Reyes, eso fue un amor a primera vista. Los primeros pasos fueron a través de una profesora de barrio, que me enseñó a tocar algunas canciones de folklore. Ella me indicó que era muy bueno para la música, ya desde ahí empecé a perfilar cierta personalidad.  En un año aprendí muchas canciones, y ella comenzó a darme discos para que yo las sacara de oído, así comencé a desarrollar mi intuición en forma interesante, me dio algunas lecciones de folklore con bombo, cosa que me divirtió mucho. Después me lesioné jugando al fútbol la muñeca. Resulta que la profesora me había preparado para dar 2 años juntos. Y como yo tenía un yeso, no los pude dar y así de alguna manera se terminó el aprendizaje. O sea que en un año yo ya había aprendido a tocar la guitarra. En ese momento folclore. Y de ahí comenzó mi camino. En mi casa siempre se escucho desde música clásica hasta cumbia, como buena familia de barrio, pasando por el tango, el folclore. Me crié en un ambiente muy diverso, musicalmente muy abierto. En esos años que eran los 70 conocí lo que eran Los Beatles, Credence, conocí el rock and roll y ahí se genera el otro paso. ¿Cómo era eso? ¿Cómo se hacia para tocar rock and roll? Escuchando los discos que me prestaban mis primos más grandes, en esa época comencé cambiándole las cuerdas a mi guitarra, poniéndole micrófonos, haciendo experimentos con el tocadiscos y empecé a hacer mis primeras cosas eléctricas, por decirlo así. A los 12 años ya tenía mi primer grupo, en el cual yo cantaba porque no tenía acceso a un instrumento. Mi padre murió en esa época, mi familia quedó bastante devastada en esa situación económica, nos era difícil llegar a una guitarra eléctrica, cosa que mi madre un año después lo hizo y ahí comencé el camino de toda la vida, tener bandas, tocar y aprender, en cierta forma soy autodidacta.

La habilidad para hacer música en un don o es algo que se puede aprender?

Las dos cosas. Pienso que básicamente es un don, pero el amor a la música hace que se transforme en talento (esa frase no es mía es de Paul Mc Cartney y estoy totalmente de acuerdo) Hay mucha gente que tiene el don pero no tiene el amor, y se transforma en un pasatiempo, nunca pueden llegar a crear algo que conmueva. 

Enseñás guitarra o vas a enseñar? (Charly Vega, dijo que estan armando un proyecto con vos para hacer un "Colegio del heavy metal", si queres contarnos un poco de eso).

Yo no tengo vocación ni la experiencia como para poder enseñar, Charly es una persona que viene de la docencia y todo lo que genera desde la docencia me parece maravilloso, que el lo haga. Yo enseño a traves de lo que hago. Me acerco a un proyecto así para sumar e incentivar, darle la posibilidad a los chicos de hoy para que tengan las cosas más accesibles, no como las tuve yo en su momento en Argentina, por ejemplo de poder ver a alguien que admiran cerca de ellos, dar una clínica en algún momento, para que vean de que se trata la cosa, porque eso hace avanzar más rápidamente. Creo que si yo hubiera tenido acceso a ver a Deep Purple a los 15 años, por ejemplo,  hubiese tenido las cosas más claras que solo escuchando los discos. Hoy los chicos tienen más acceso a un montón de cosas. El entorno es muy importante.  Técnicamente podría haber tocado la guitarra como la toco ahora a los 20 años, si hubiera tenido el entorno adecuado.

¿Qué música escuchás en la actualidad, cuando estas en tu casa en familia o cuando estas solo?

Seguramente las pre-producciones que estamos haciendo en este momento (risas...) Fundamentalmente música clásica, algunos albums que me gustan mucho desde siempre. Johanson, es un tipo que es increíble como toca y como compone en solitario. Las tendencias musicales son muy parecidas en estos momentos. No es como en los 70 que si escuchabas Yes, no era lo mismo que escuchar Deep Purple, o si escuchabas Black Sabbath no era lo mismo que escuchar Genesis. Eran cuatro cosas diferentes que uno podía escuchar con la misma apertura. Obviamente los gustos personales siempre estallan, mis gustos personales siempre fueron Deep Purple, Black Sabbath y Pink Floyd ante los demás pero no puedo dejar de reconocer el talento de los Yes, Genesis y un montón de bandas que hubo en esos momentos. Y ahora me parece que las tendencias musicales son más lineales. Muchas bandas que se enrolan en ciertos sonidos y generan tendencias. A mí en este momento me interesa más la composición que la performance en general. La composición me deja quizás el sabor de canción de la que soy fanático. El hecho de acordarte de una música y ponerla otra vez porque no podés resistir dejar de escucharla. No sucede mucho en las bandas de hoy. 

En 1990 Rata Blanca toca con Ian Guilan en Obras y en 1999 Temple toca con Deep Purple y con Glenn Hughes. Que recuerdos te trae?

Más que recuerdos yo lo tomo como un regalo, como un premio a mi perseverancia, a mi amor con la música, al haber creído siempre en eso. Haber hecho con Deep Purple y con Glenn Hughes y Ian Gillan, lo que sucedió habla de cosas que uno soñaba, pero que eran difíciles que se pudiesen cumplir. Por que? Porque yo soy argentino y ellos son ingleses, porque la Argentina, es lo que es, donde estamos, todo lo que sucedió y va a suceder en este país. Era una utopía. Y el mayor premio para mí además de estar en un escenario con los maestros, fueron las palabras de Gillan y de Glover, en los camarines opinando sobre lo que hago y lo que puedo hacer realmente me colmó de felicidad porque ellos fueron mis referentes y cuando tus maestros te reconocen, significa que tantos años de trabajo y esfuerzo tuvieron sentido, porque tus maestros te lo están diciendo.

¿Que cosas positivas y que cosas negativas te trajo la fama?

Nada, realmente nada. Ser famoso para mí, fue un sueño que una vez cumplido no me trajo nada. Al fin y al cabo no me importaba ser famoso, ser famoso es una circunstancia, pero si uno ama realmente la música, digamos eso no es nada. El reconocimiento puede ser que sea más importante que ser famoso. Cuando alguien se acerca a pedir un autógrafo porque ama mi música, es gratificante. Pero cuando alguien me pide un autógrafo porque salgo en TV, no me gusta demasiado. Lo bueno, es que me dio oportunidad de vivir de lo que hago. Y no es la palabra ser famoso. Haber logrado todo lo que pasó es muy bueno para poder continuar mi carrera musical. Creo que cuando comencé con esto, tenía mi ego formado y satisfecho para  no hacerme demasiado problema por la fama. Obviamente uno sueña con vender muchos discos y vivir de esto. Pero cuando la fama llega, te das cuenta que no hay nada.

Hablemos de los comienzos en tu carrera, de tu banda de aquel entonces Punto Rojo.

Yo empecé a partir de los 12 años, desde las posibilidades nuestras, tocábamos los temas de moda en el rock nacional y empezábamos a sacar los primeros temas de Deep Purple. Tocábamos en las kermeses de barrio, a los 14 años tocábamos en los carnavales de los clubes de barrio. Mi pequeña evolución, expandiéndose en mi propio barrio fue que el rumor corría de boca en boca, que había un pendejo que tocaba  como Ritchie Blackmore, y empezaban a venir a verme y esa fama empezó a expandirse, hasta que empezaron a venir de otros barrios y así fue pasando el tiempo hasta que llegó Punto Rojo que fue la parte más roquera y una época de sexo, drogas y rock and roll, fue una época donde más expuesto estuve al deliro del rock y sus consecuencias. Era una época muy fuerte, pude palpar el profesionalismo, y me di cuenta que si quería hacer algo tenía que cambiar un montón de cosas. Y fue el apoyo y la experiencia de lo que vino después que fue Rata Blanca.

¿Llegaste a grabar algo con Punto Rojo? 

Sí que grabamos, pero yo tengo registros guardados. Hubo muchas cosas que se perdieron, creo que si se hace un llamado a la gente algo se va a poder encontrar.

Como se dio tu paso por V8 y que recuerdos te trae.

Fue algo rápido, mucho trabajo para muy poco porque yo toqué en cuatro shows en vivo nada más antes que nos peleáramos. Y realmente creo que me benefició porque fue un paso para que la gente se diera cuenta que había un guitarrista diferente Le dío crédito al primer show de Rata porque el guitarrista y el baterista (Gustavo Rowek y yo éramos los de V8) generando una expectativa extra. 

¿Y vos a Gustavo lo conocés de V8 o lo conocías de antes?

Yo a Gustavo lo conozco del barrio, de las andadas del bajo Flores, nos conocimos a través de un amigo en común. La gente se cree que nosotros habíamos planificado algo, al separarnos de V8, pero nada que ver. Yo le pedí a Gustavo que venga a poner la batería. Y el resultado nos sorprendió y con Gustavo decidimos seguir. 

Luego armas Rata Blanca. Por que crees que Rata Blanca alcanzó una masividad inédita para el heavy nacional?

Yo creo que Rata Blanca es el desarrollo de un montón de años de mi parte, de un montón de experiencias. En ella volqué un montón de cosas que no había pude volcar antes, o no había tenido la lucidez de hacerlo. Empecé a componer de una forma más seria, o más profesional, las ideas no terminaban en ideas sino que yo las profundizaba y las arreglaba. Comencé a escuchar mucha música clásica a partir de 1985, me nutrí mucho de lo barroco de Bach y Vivaldi. Todo eso generó una situación que pude plasmar en una banda, que no solo era una banda que quería salir a tocar, sino que ya tenía condiciones para hacerlo. Y te digo eso porque Rata salió a un show, no salió a un pub, salió  a un teatro, salió a un escenario, a poner el mejor sonido que podíamos, salió a ponernos ropa especial para ese show, no a tocar como veníamos de la calle. Fue una propuesta distinta en Argentina, estuvimos preparándonos 2 años antes del primer show. Fue una banda que quiso ser grande desde el primer momento.

Tocando en bailantas llegaron a otro público. Era muy loco que una banda de rock estuviese en ese circuito. Valió la pena?

No llegamos a otro público, llegamos al barrio del público que no podía llegar a vernos al Opera. Ese es el punto. Si que valió la pena y mucho, cada vez va a valer más.  La prensa nunca hizo un estudio de la que sucedió con Rata Blanca en las bailantas. Tocábamos par a 5000 personas por noche en esos locales. Como fue el fenómeno Soledad, Rodrigo o Ráfaga, Rata Blanca lo hizo desde el rock hace 10 años atrás. Creo que Rata es una banda que genera tanto admiración como odio, porque marca todo el tiempo los límites hacia arriba, no hacia abajo. Hay gente que esos límites hacia arriba nada más puede verlos, no pueden llegar, porque no tienen talento o la inteligencia... fue la excusa para desacreditar a la banda, entrelíneas o hipócritamente para sacarle a la banda el status que tiene, lo que es la banda. Entonces cuando a nosotros nos ofrecieron eso de ir a las bailantas, alguien dijo "No será peligroso?" entonces nosotros nos pusimos a pensar y la conclusión fue "¿pero que va a haber adentro?" y la respuesta fue "gente" y ¿nosotros para quien tocamos? sino tocamos para la gente.... Creo que la cultura argentina o la Incultura (la ignorancia) de un pueblo que cree vivir en California o Europa y no se da cuenta que vive acá en Argentina. Y las historias que te venden de Bon Jovi o Poison o lo que sea, la viven ellos allá y tampoco son totalmente verdad. Entonces creo que el paso de Rata por las bailantas as algo que desacredita a todos los que dicen ser populares y no van hoy a tocar a una bailanta por miedo a las críticas Y te estoy hablando de bandas que llenan estadios. ¿Que es popular? Si hacés diferencias de sectores. Rata es consciente que es una banda popular y no va a volver a las bailantas. Ahora no lo queremos a hacer porque ya lo hicimos. En las bailantas vas a ver remeras de Metalica, Los Redondos,  Los piojos, Rata Blanca, La Renga y los que quieras... todos esos chicos además de ir a bailar todos los sábados a bailar ahí, porque la plata que ganan les alcanzan para ir a bailar ahí, escuchan todos esos grupos....

¿En qué años fue todo esto?

Esto fue en 1990 y después se volvió a repetir al año y medio... pienso que también fue un poco el típico castigo al éxito. Porque éramos los número 1ºÂ  y había mucha gente preguntándose cómo podía ser que fuéramos los número uno.... el pop, con toda su sub cultura con sus séquitos de estúpidos tratando de hacer ver que es mejor que el rock, teniendo la supremacía en la prensa, las mejores críticas, cuando venden la mitad de lo que puede vender Rata Blanca y tocando la quinta parte de lo que toca Rata Blanca, dan crédito a un pibe que sale con una guitarrita..... y es cómico, sin hablar mal de nadie, me parece bien que cada uno se gane su dinero y si los periodistas están de acuerdo que se lo sigan ganando pero tampoco la pavada. Creo que Rata Blanca demostró que es la banda más autentica que existió en nuestro país, porque no se guardó nada, aún contra nuestro propio interés 

Luego de la separación de Rata blanca, Temple fue un proyecto con el que sacaste un disco en 1999 con una estética muy cuidada. Como se dijeron muchas historias alrededor de la separación de Temple, querés contarnos por favor como fueron realmente las cosas?

Temple soy yo.. todo lo que se pueda decir o dejar de decir fuera de ese disco queda en cada uno... todo lo que tuve que decir lo hice dentro de ese disco. Cada uno sabe internamente quienes son y quienes pueden ser Excepto Martín Carrizo, que ya era un músico reconocido,  los demás eran músicos desconocidos.... y hay gente que habla y otros que hacen. Yo soy de los que hacen, aunque si tengo que hablar no tengo problemas. Tengo claro lo que quiero y lo que hago. Los resultados de lo que hicieron todos los que estuvieron en Temple  luego hablan por sí solos... creo que cuando querés subirte al carro de otra persona pretendiendo de igual que la otra persona y no te dá.... es jodido.

Cuando yo decida hacer un disco solista nuevamente, se hará y se va a llamar Walter Giardino Temple y estarán los músicos que estarán. Doguie White (ex Blackmore y Malmsteen) está interesado de cantar en Temple. Cuando vino la última vez con Malmsteen no se cansó de decirle a todo el mundo que quiere grabar un disco conmigo e imaginarte que yo también. Los caminos de Temple todavía están inexplorados y es algo que tiene que ver conmigo Si se grabó solo un disco es porque se nos vino encima la reunión de Rata Blanca. Yo lo había llamado a Arian (Barilari) para hacer un par de shows de Temple, esto lo hice porque estoy cansado de darle oportunidades a gente que  después no la sabe aprovechar como sucedió en la primer formación de Temple... entonces decidí ir a buscar al que yo considero el mejor cantante... y que ya nos conocemos, eso fue un arma de doble filo y tuvo la consecuencia lógica, antes de lo que había previsto porque lo que iba a ser el tercer show de Temple, todos los empresarios de Latinoamérica empezaron a presionar para que esto vuelva como Rata Blanca.

Entonces, digamos que hay capítulos de Temple que no están escritos..

Eso espero.... porque a mi Temple me gustó mucho, disfruté mucho, realmente trabajé e hice lo que quise, no te quiero decír que en Rata no pase lo mismo, pero es otra cosa.

Te vi en el último show en Buenos Aires en diciembre pasado. Siendo la banda tan reconocida, como sentís al público que te va a ver?

Es diferente a los contemporáneos hace 10 años atrás. Hoy los chicos que vienen a ver a la Leyenda. La banda que no pudieron ver porque eran muy chicos. Es algo que nos llena de satisfacción porque trascendimos la generación propia. Esto nos pasa en todos lados del mundo. Los shows de Rata son para gente de entre 10 y 25 años en su mayoría y veremos algún hombre de arriba de 40  que viene a ver a un grupo que le hace acordar a Deep Purple... fundamentalmente esto habla de que nuestra música sigue generando emociones nuevas. La música no se gastó, esto hace que Rata pueda continuar su carrera.

¿Como es la nueva química de la banda a la hora de componer?

Adrian es la persona con la que más cómodo trabajé toda mi vida, por eso estamos juntos hoy. De hecho no hubiera aceptado otras condiciones a esta altura. La gente que no está en el grupo en la actualidad es porque no estaba de acuerdo en cómo se iban a llevar las cosas. Y volvimos a la vieja formula yo compongo y los demás tocamos. Quizás yo soy exigente, muchas veces en Argentina tenés que repartir mucho tu energía. La energía que ponés para que salga un proyecto adelante te saca tiempo para dedicársela enteramente a la música... no creo que haya otra forma de hacer las cosas. Yo siempre digo que somos como un árbol plantado en una maceta. Nosotros empezamos ensayando cinco horas por día para sonar bien y seguimos haciendo lo mismo, pero ni bien pude puse un pie fuera de la Argentina y eso es lo que hoy nos permite continuar nuestra carrera y proyectarnos más aún. Después de tantos años ir a España y generar todas las espectativas y todas las alegrías que nos dio volver a España tiene que ver con todo eso de crecer.

Contanos por favor a cerca del nuevo disco. 

En un país normal cuando una banda se junta, logra un contrato discográfico y vuelve con un nuevo disco. Las cosas se dan en la Argentina como se puede y Rata Blanca hace un año que está negociando su contrato discográfico, el cual se firmará próximamente. Ya lo tenemos prácticamente cerrado y encaminado para que aparezca el disco en unos meses. Lo estamos grabando. Básicamente es un disco muy abierto y muy fresco en donde las dosis del metal clásico y el rock and roll están de la mano.

Hay algun proyecto musical en el que te gustaria incursionar y todavía no hiciste?

Componer música clásica. Tengo algunas cositas armada, estoy experimentando y poniendo a prueba algunas cosas. Tengo amigos dentro de la música clásica, gente que toca en el Colon y en orquestas y me han dado muy buenas impresiones sobre estos trabajos. Eso me da mucha satisfacción, pero hoy en día la prioridad es Rata Blanca en mi vida...

Te molesta que te asocien tanto a Ritchie Blackmore, Rainbow y Deep Purple desde los medios?

No me molesta, al contrario, es evidente mi influencia. Además esto lo digo siempre, Beethoven componía hasta un momento como Mozart porque fue su alumno, y con toda la genialidad que tenia le costaba mucho poder trascender a su maestro y conseguir su identidad absoluta a tal punto que no se pareciera a nada. Me tiene sin cuidado eso porque sé que yo de Blackmore, como de Deep Purple he absorbido su escencia musical y yo me baso en eso. No he tomado partes de su música para ponerlas en algo de Rata Blanca. La música debe ser hermosa y eso no es sinónimo de que debe ser débil o blanda. La energía de la música no tiene que ver con la violencia, tiene que ver con la energía, con la fuerza, con el impacto. Hay gente que relaciona esto con la violencia y la reacción. ... eso es equivocado. Hay músicos que son de verdad y otros que no lo son. No es que hay un músico que es de verdad porque no triunfa y toca en la esquina de la casa y otro que deja de ser de verdad porque vendió un millón de discos... el músico que es de verdad, el tiempo lo dice, el músico que le dedica su vida a la música, está a la vista. Rata era la banda número uno en su momento y hoy volvió y demostró que es la banda número uno otra vez. Esto te está hablando que a la gente le gusta... Lo importante en el presente  de Rata Blanca es la alegría que existe en los shows, que la gente viene a vernos y quiere música, no quiere discursos ni  posturas o sobreactuaciones, quiere nuestras canciones, y disfrutar la música, con un buen show y eso es lo que hacemos.  

Volver a página principal