volver atras

Deep Purple en España - octubre 2003-
por CARLOS FERNANDEZ -Clube Adictos a Deep Purple-

 
La banda más grande del rock mundial aterrizaba en el mes de Octubre en el Estado español para ofrecer su magia púrpura en las ciudades de Barcelona, Murcia, Madrid y San Sebastián, colgándose el cartel de no hay entradas en todos sus shows españoles.
Tras 35 años siguen siendo, de su generación, la única banda que llena grandes recintos sin vivir de rentas ni amparando en artificios extramusicales, sino que ofreciendo nuevas canciones y celebrando sus himnos inmortales grandes ante audiencias multitudinarias repletas de millares de espectadores ávidos de buena música. Más mérito tiene si tenemos en cuenta que en la histórica banda inglesa no forman ya dos pesos pesados de la talla de Ritchie Blackmore y Jon Lord, lo que para otros hubiera significado su fin, cosa que no ocurre con los Purple, son tan buenos y perfectos que siguen siendo los nº 1 del Hard-Rock.
25 de octubre de 2003 en La Cubierta de Leganés - Madrid:
Rompieron todas las previsiones, el público superó las 12.000 personas con una amplia representación de su club oficial de fans proveniente de diversos puntos de la Península Ibérica. El Clube Adictos a Deep Purple colocamos dos pancartas, recibiendo el permiso de la organización para que una adornase el escenario, algo único en un grupo de estas características.
Tras los teloneros Amset y Obús (el popular Mariscal Romero ejerció de DJ roquero desde las 7 de la tarde animando sin cesar), se apagan las luces y suena la batería de Ian Paice con los primeros compases de la excelente pieza Highway Star; al más puro estilo heavyrock con una marcha alucinante que hizo poner en pié a todo el público. Ian Gillan en gran forma, Steve Morse conservando el espíritu del guitarrista original pero imprimiendo su personal sello en el solo, Roger Glover una furia con su bajo que no cesaba de moverse y el nuevo Don Airey cumpliendo su papel a la perfección. Una ovación de varios minutos; era emocionante ver a tantas miles de personas corear y aplaudir a los Purple tan intensamente.
Con un público entregado siguieron con woman From Tokio; su clásico hit de 1973 tras la cual presentaron la primera canción de su nuevo disco "Bananas"; (2003), una obra que los ha vuelto a poner arriba en las listas de toda Europa. Sonó "Silver Tongue&"; y ahora que Blackmore no está en el grupo (él no lo hubiera permitido, y a nosotros que más nos da!) aprovecharon para dedicársela a los Rolling Stones (Gillan la tararea en plan simpatía por el diablo). Morse le imprime en directo unos arreglos estratosféricos y es que así como "Bananas"; es un disco muy bueno a la altura de otras gemas discográficas de estas estrellas del show business, lo cierto es que las nuevas canciones en directo ganan muchos enteros. Regresando al pasado "Strange Kind Of Woman"; volvió a poner en pie a todo el público que no paró de cantarla y una cerrada ovación hacia Gillan cuando éste cogió la armónica.
Alucinante la nueva y marchosa "House Of Pain"; que abre su nuevo disco, excelente tema de hard-rock con un brillante Don Airey y un Morse fuera de sí con su guitarra.
No estaba Jon Lord, pero Don Airey se metió a todo el público en el bolsillo (no en vano es un veterano teclista curtido en mil batallas al lado de músicos como Blackmore, Ian Anderson, Gary Moore, Michael Schenker, David Coverdale y un largo etcétera) cuando de sus teclados salían los acordes de la mítica "Lazy" del "Machine Head"; un tema donde el recuerdo a Blackmore si que hay que reconocer que se hizo patente.
Ian Gillan cantó toda la noche de fábula, descalzo durante todo el show y sentado en el escenario nos presentó el particular homenaje del grupo a los tripulantes fallecidos de la nave Columbia, sonando "Contact Lost" la instrumental que cierra su nuevo disco y donde Morse se luce en plan lento mientras que miles de mecheros iluminaban la lluviosa noche madrileña. El guitarrista alarga el tema hasta que Gillan presenta la balada y nuevo single "Haunted", ideal para enamorados y roqueros con gusto. Una bonita composición que antecede a la furia purpleniana que desencadena la mítica "Space Truckin"; en una versión más fuerte que nunca, con toda la banda brillando a un altísimo nivel. Es impresionante el momento de forma que mantienen los Deep Purple, ya le gustaría a muchas jóvenes bandas aguantar su ritmo y tener un repertorio que haría sonrojar al más enterado. Sigue la marcha a todo tren con la nueva "I Got Your Number"; mucho mejor en vivo que en estudio, rock and roll en toda su extensión.
Steve Morse comienza su largo solo espacial y acompañado de todo el grupo menos la voz de Gillan nos sorprende a todos con la brillante sinfonía instrumental "The Well Dressed Guitar"; donde Don Airey nos deslumbra a todos con su dominio de los teclados, ya que mezclan la música clásica con un rock a toda velocidad, de verdad que es todo un lujo presenciar y escuchar esta composición que no se incluye en ningún álbum en estudio.
Le toca el turno al solo de Airey. El  silencio denota que los doce mil allí presentes no podremos evitar pensar en las comparaciones con Lord. Aprueba el examen, recibe unos encendidos aplausos a pesar de recurrir al Concierto de Aranjuez y se mete al público en el bote con unas melodías rusas y Star Wars atronando el recinto ¡parecía que todo se movía debajo de tus pies! Y como no, una de las canciones más celebradas de la noche fue la inmortal "Perfect Strangers", sublime todo el grupo en esta gran canción. Purple siempre fueron sinónimo de inteligencia musical, de paranoxismo sonoro que sube a límites sonoros insospechados ofrecidos para goce de un público exigente, convirtiéndose en una absoluta comunión público/grupo, como demostraron en todo el show, culminando la primera parte del mismo con la más célebre canción del hard-rock, el himno por antonomasia "Smoke On The Water"; que a pesar de lo repetitivo del asunto sigue levantando los puños y las palmas de un público entregado.
Los bises encumbraron de nuevo a Deep Purple al olimpo de los dioses: una brillante "Hush"; su hit de 1968 que 35 años después sigue encandilando a la gente y que incorporó esta noche un breve pero efectivo solo de batería de Ian Paice. Y cerraron la velada nocturna con "Black Night"; en una versión introducida por Glover al bajo que maravilló a los allí presentes, y que la banda continuó en la para mi mejor interpretación que de este clásico hit de 1971 han hecho en los conciertos que les he visto.
Con todo el público pidiendo más, las luces de La Cubierta de Leganés se encendieron  despidiéndonos con la melodía de "Haunted"; Mañana les tocaba ofrecer al público vasco toda su maestría y tras recibirnos en el backstage a una representación del Club Oficial de fans español acompañados por el maestro de la guitarra Walter Giardino (un lujo de guitarrista y persona) muy amablemente los Purple se despidieron de nosotros esperándonos encontrar en la próxima gira y agradeciendo la labor que el C.A.D.P. realizamos en pro de la causa de la mejor banda, la más histórica que se mantiene en primera fila del rock mundial con excelentes conciertos y nuevos discos como su último "Bananas".
Desde Vigo, Galiza tras un viaje a Madrid para ver a las auténticas leyendas vivas del rock potente quiero enviar un saludo a todos los fans latinoamericanos de la banda y en especial al público argentino y cubano y, como no, agradecer a Myriam la oportunidad que me brinda desde su web para poder contarlo.
Long Life Purple Music!
Carlos Fernández
Director Clube Adictos a Deep Purple & Hush Magazine (P.O.Box 930
36200 Vigo (Galiza) - Estado Español Mailpurple@mundo-r.con

Volver a pagina principal