Volver a pagina anterior

"....Vamos a trasladarnos a 1969 para analizar el proceso que desembocó en el tercer larga duración del grupo, que llevó simplemente el nombre de la banda como título y una tapa que reproducía parte de una cuadro del pintor Hyeronimus Bosch , alias El Bosco, el tríptico de El Jardín de las Delicias .

 Cuando Deep Purple regresó a una Inglaterra invernal en enero de 1969, tras una prolongada estancia en los Estados Unidos donde la fortuna les había sonreído bastante más que en su patria, en términos de éxito comercial y aceptación popular- se encontraron con una situación poco alentadora: las noticias que llegaban del otro lado del Atlántico decían que Kentucky Woman , el corte elegido por su sello americano para promocionar el segundo álbum del grupo, The Book of Taliesyn , no había tenido demasiado impacto en el mercado estadounidense y Deep Purple todavía tenía una larga lucha por delante para conseguir algún tipo de impacto en Gran Bretaña.

Por ahora parecía más sensato concentrarse en la escena norteamericana y, con ese objetivo, Purple se metió en los estudios De Lane Lea para grabar dos nuevas canciones. Se comenta que una de ellas, Emmaretta , era un tributo del cantante Rod Evan s a una chica que actuaba en el elenco de la puesta estadounidense de Hair. El otro tema This bird has flown , terminaría siendo lado A del single era más experimental y les costó bastante grabarlo. A Blackmore, Lord, Paice, Evans y Simper les costó bastante lograr una versión que les pareciera decente de This bird has flown y, aunque finalmente lo consiguieron, se ve que les quedó un dejo de insatisfacción porque más tarde decidieron rehacerlo para el tercer álbum, con el título reducido a un simple Bird has flown.

A esta altura Deep Purple tenía una actitud mucho más humilde con respecto al público de su país. Mientras en el pasado se daban por incomprendidos por la prensa y las audiencias inglesas incluso llegaron a decir que perdían de ganar mucho dinero cuando actuaban en su país, comparado con lo que les pagaban por los shows en Norteamérica- ahora el grupo decidió hacerse de abajo y realizar una serie de presentaciones unitarias en diferentes partes del Reino Unido. En las brechas que se producían entre uno y otro recital, Purple se metía en el estudio de grabación para ir concretando los temas del que sería su tercer larga duración titulado, simplemente, Deep Purple . No se tienen fechas ciertas de todas las sesiones, pero la del 17 de febrero de 1969 fue particularmente provechosa, ya que ese día registraron una canción de características épicas, una marcha con característica de himno, con un buen toque romántico impregnando la melodía y una parte orquestal para añadirle una mayor carga dramática. Se llamaba April y duraba 12 minutos y estaba destinado a ser el tema final del tercer álbum de Deep Purple... 

La costumbre de grabar temas pop de otros autores con un arreglo más complejo y sofisticado que el del original, a la manera de Vanilla Fudge , continuó en este álbum con la canción de Donovan Lalena , un reciente hit para el cantautor escocés

A pesar de estas excursiones barrocas, el tercer álbum de Deep Purple tenía, en general, un sonido más duro y pesado que el de los dos álbumes anteriores, que se reflejaba cada vez más en los shows del grupo. Esto se vio reforzado por una producción más llena, más sólida, cortesía, una vez más, del mentor del grupo, Derek Lawrence .

Además del tema de Donovan, el resto del repertorio de Deep Purple era material propio, bastante amplio en su rango de posibilidades estilísticas, ya que partía de la percusión de inspiración africana del tema que lo iniciaba, Chasing Shadows  a los experimentales efectos sonors de Fault line que remiten a los Beatles de la etapa psicodelia y, en el tiempo, a ciertos arreglos de Love & Rockets.

También había baladas barrocas, como Blind , donde hay un clavicordio utilizada con gracia y una muy buena parte percusiva de Ian Paice que rubrican una de las mejores interpretaciones vocales de Rod Evans . Blackmore pone la guindita sobre la torta, dándole un toque heavy al tema con un buen solo de wha wha. Como para corrobar el hecho de que este es un álbum de transición, al lado de los barroquismos encontramos el lado más heavy y rockero de Purple, asomando en un tema como The Painter .

Otro tema que también mostraba ya varias de las características que serían típicas de la dirección musical del grupo en los años por venir. Un Deep Purple más heavy y marchoso, basado en la energía de la guitarra de Ritchie Blackmore y el lirismo del órgano de Jon Lord . Este es el Deep Purple del tema Why didn't Rosemary.-

A esta altura del camino era obvio que la banda estaba dividida en dos campos. Por un lado el cantante Rod Evans , que favorecía la orientación pop de las primeras épocas, quizás sintiéndose más cómodo con un rol de crooner joven, tomando en cuenta su predilección por las baladas donde su voz se escuchaba mejor sobre la madeja instrumental del grupo. Y por el otro estaban Blackmore, Paice y hasta cierto punto Jon Lord - quienes si bien querían mantener la impronta progresiva de la banda, querían dirigirla hacia un sonido decididamente más rockero . El bajista Simper parecía dispuesto a tomar el rumbo que dictase la mayoría, pero sus relaciones con varios integrantes de la banda no eran las mejores. A mediados de 1969, Blackmore, Paice y Lord deciden salir a buscar reemplazantes para Evans y Simper y los encuentran en dos miembros del grupo Episode Six , otra de las bandas que surcaban el circuito de pop progresivo inglés en esos días. Muy pronto ingresarían a Purple Ian Gillan en primera voz y Roger Glover en el bajo ....."

Por Alfredo Rosso
(La Casa del Rock Naciente, Fm rock and Pop)